martes, 29 de mayo de 2012

La Visión de la Compañía de Jesús y la Misión de la Soberana Orden militar de Caballería Ligera del Papa de San Ignacio de Loyola





VISIÓN DE LA COMPAÑÍA DE JESUS




La Compañía de Jesús fue fundada en Europa, en la mitad del Siglo XVI. Ignacio de Loyola y sus nueve compañeros eran un grupo internacional de sacerdotes formados en espiritualidad y en teología. Tras haber reflexionado en un clima de oración decidieron obedecer a uno de ellos considerándolo como el superior y, por unanimidad, eligieron a Ignacio. Luego se ofrecieron al Papa Pablo III, dispuestos a aceptar ser enviados por él a donde él quisiera. Y esto porque creían fuertemente en que el Santo Padre, al ser el vicario de Jesucristo sobre la tierra, tenía la mejor visión de conjunto de las necesidades de la Iglesia en el mundo entero.

Todos ellos vivieron la profunda experiencia de los “Ejercicios Espirituales” que Ignacio había escrito, y decidieron consagrar sus vidas a Jesucristo. Por esta razón eligieron como nombre para su nueva congregación el de “Compañía de Jesús”.

Este deseo de servir a Jesucristo por medio de su representante, el Papa, se concretiza en el así llamado “Cuarto voto” de los jesuitas. Este voto consiste en estar dispuestos a aceptar cualquier misión que venga del Papa.

A pesar de que hoy las condiciones sociales y económicas en varias partes del mundo son bastante distintas de lo que ocurría en tiempos de San Ignacio, los jesuitas de todos los continentes están recibiendo una sólida formación espiritual, inclusive un retiro de 30 días al comienzo y al final de su formación, es decir los Ejercicios Espirituales de Ignacio. Todos los jesuitas se ponen a disposición de seguir a Jesucristo, en la Iglesia y en el mundo de hoy.





Durante la Congregación General 35 de la Compañía de Jesús (enero – marzo 2008), el Papa Benedicto XVI confió a los jesuitas la misión de llevar el Evangelio a las “fronteras” de la fe, de la cultura y de la sociedad civil.  El Santo Padre expresó su confianza y la de toda la Iglesia en la capacidad que la Compañía tiene de llevar a cabo esta misión.

 Misión de la Orden  Caballeros de Su Santidad el Papa

"San Ignacio de Loyola"

.
Robustecer en sus miembros la práctica de la vida cristiana, según las enseñanzas de la Iglesia, observando como base los principios de la caridad, sostener y ayudar a las obras y las instituciones de culto, caritativas, culturales y sociales con el que la Soberana Orden mantiene vínculos tradicionales.

Velar por el Desarrollo Social, la conservación de la buenas costumbres, la vida, la familia, los derechos humanos, la propagación de la fe en todo el mundo, unidos en la caridad del símbolo de la Soberana Orden así como a todos los hermanos cristianos.

Reconocimiento de la Compañia de Jesus y Bendicion del Superior General

VER DOCUMENTO

CURIA GENERALIZIA DELLA COMPAGNIA DI GESÚ. BENDICIÓN A LA ÓRDEN MILITAR DE CABALLERÍA LIGERA DEL PAPA DE “SAN IGNACIO DE LOYOLA”, DEL PADRE ADOLFO NICOLÁS S.J. SUERIOR GENERAL


Apreciado Don Carlos


Quiero transmitirle mi interés y sincero deseo de que la Orden que lleva el nombre del Fundador de la Compañía de Jesús que usted preside, encarne vivamente en medio de nuestra historia, los ideales de San Ignacio de Loyola. Estos podrían sintetizarse en la feliz expresión que él mismo propuso en sus Ejercicios Espirituales, n 233, como “en todo amor y servir, y ello, con el propósito de buscar siempre “la Mayor Gloria de Dios”

“Dios quiera pues bendecir generosamente a la Orden para que, la institución como tal y también cada uno de sus miembros, se distinga por un extraordinario espíritu de caridad y por un anhelo de conversión espiritual permanente.

Cuente con mi oración, por la intersección de San Ignacio, para que la Órden sea bendecida por Dios, dándole el anhelo y el empeño constantes de actuar en todo con criterios evangélicos y de discernir permanentemente cuál es la voluntad de Dios para ponerla en Práctica.”

Respetuosamente
Adolfo Nicolás, SJ
Superior General


lunes, 28 de mayo de 2012

Soberana Orden Militar de Caballería Ligera del Papa de San Ignacio de Loyola,Heredera de las Ordenes de Caballeria del Reino de España en América, No debía ser casualidad que los Reyes Católicos eligieran a un alto cargo de una Orden Militar. Ovando era Comendador de la Orden de Alcántara.







Instrucciones al comendador fray Nicolás de Ovando, gobernador de las Islas y Tierra Firme del mar Océano, para el buen tratamiento de los indios.

16 de septiembre de 1501

El Rey e la Reyna.


Lo que vos fray Niculás Dovando, comendador de Lares, de la Orden de Alcántara, abéys de facer en las islas e Tierra-Firme del Mar Océano, donde abéys de ser nuestro gobernador, es lo siguiente:

Primeramente, procuraréis con muncha deligencia las cosas del servicio de Dios, e que los oficios devinos se fagan con muncha estimación e orden e reverencia, como conviene.

Item: porque Nos deseamos que los yndios se conviertan a nuestra Sancta Fee Cathólica, e sus ánimas se salven, porque éste es el mayor bien que les podemos desear, para lo qual es menester que sean ynformados en las cosas de nuestra fee, para que vengan en conoscimiento della, ternéys muncho cuidado de procurar, sin les facer fuerza alguna, como los religiosos que allá están los ynformen e amonesten para ello con muncho amor, de manera que, lo más presto que se pueda, se conviertan; e para ello daréys todo el favor e ayuda que menester sea.

Item: con nuestras provisiones que lleváys, procuraréys como todos los vecinos e moradores de las dichas islas e Tierra-Firme, se conformen con vos con sus personas e gentes, e vos obedezcan como a nuestro gobernador en todas las cosas que vos de nuestra parte le mandades; e ternéys muncho cuidado como todos estén siempre en toda paz e concordia e xusticia, e faciéndola administrar a todos, igualmente sin excepción de personas; e poniendo para ello buenos e suficientes menistros e oficiales, castigando todo lo que se deba castigar en xusticia.

Otrosí: procuraréys como los yndios sean bien tratados e puedan andar syguramente por toda la tierra, e nenguno los faga fuerza, nin los roben, nin fagan otro mal nin dapño, poniendo para ello las penas que viéredes ser menester, e executándolas en las personas quen ella fueren culpantes, e faciendo sobrello los pregones e defendimientos nescesarios.

Item: diréys de nuestra parte a los caciques e a los otros prencipales, que Nos, queremos que los yndios sean bien tratados como nuestros buenos súbditos e vasallos, e que nenguno sea osado de les facer mal nin dapño; e ansí lo abéys de mandar de nuestra parte pregonar; e si dende aquí adelante alguno les ficiere algún mal o dapño, o les tomasen por fuerza algo de lo suyo, que vos lo fagan saber, porque vos lo castigaréys en tal manera que dende aquí adelante nenguno sea osado de les facer mal ni dapño a otro.

Item: porque somos ynformados que algunos cristhianos de las dichas islas, especialmente de La Española, thienen thomadas a los dichos yndios sus muxeres e fixas e otras cosas contra su voluntad; luego como llegáredes, daréys orden como se los vuelvan todo lo que les thienen thomado contra su voluntad, e defenderéys, so graves penas, que de aquí adelante nenguno sea osado de facer lo semexante, e si con las yndias se quysieren casar, sea de voluntad de las partes e non por fuerza.

Item: porque nuestra merced e voluntad es, que los yndios nos paguen nuestros tributos e derechos que nos an de pagar como nos lo pagan nuestros súditos vecinos de nuestros reynos e señoríos; pero porque la forma como acá se pagan e cobran a ellos sygund la calidad de la tierra; hablaréis de nuestra parte con los caciques e con las otras personas prencipales, e los yndios que viéredes son menester, e de su voluntad concordaréis con ellos lo que nos ayan de pagar cada uno, cada año, de tributos; e dichos de manera, quellos conozcan que non se les face ynxusticia.

Item: e porque para coger oro e facer las otras labores que nos mandamos facer, será necesario aprovecharnos del servicio de los yndios, compelir los eis que trabaxen en las cosas de nuestro servicio, pagando a cada uno el salario que xustamente vos pareciere que debieren de aber, sygund la calidad de la tierra.

Item: porque entre los cristhianos e los yndios aya toda paz e amistad e concordia, e entrellos non faya ruidos nin escándalos, defenderéis que nenguno sea osado de dar nin vender nin trocar armas ofensivas e defensivas a los yndios. poniéndoles para ello las penas que bien visto vos fuere; e si en su poder alláredes algunas de las dichas armas, faréis que se las thomen en pago de lo que nos obieren de pagar de nuestros pesos e tributos, e dichos, e se pongan en poder de nuestro fator.

Item: por quanto Nos, con mucho cuidado abemos de procurar la conversión de los yndios a nuestra Sancta Fe Cathólica, e, si allá fueren personas sospechosas en la fee a la dicha conversión, podría dar algún ympedimento, non consentyréis nin daréis logar que allá vayan moros nin xudíos, nin erexes nin reconcyliados, nin personas nuevamente convertidas a nuestra fe, salvo si fueren esclavos negros u otros esclavos que fayan nascido en poder de cristhianos, nuestros súbditos e naturales.

Lo qual todo que dicho es en esta instrucion conthenido e cada cosa e parte dello, vos mandamos que ansí fagáis e conpláis, para lo qual facer e complir vos damos nuestro poder complido con todas sus yncidencias e emergencias e dependencias e anexidades e conexidades. É non fagades ende al.

Fecho en Granada, a diez e seys de setiembre de mill e quinientos e un años.

= Yo el Rey. = Yo la Reyna. =

Por mandado del rey e de la reyna, Gaspar de Grycio.

viernes, 25 de mayo de 2012

"ACCESO SECRETO: EL VATICANO" 2011


.
Soberana Orden Militar de Caballería Ligera del Papa de
San Ignacio de Loyola
Caballeros Americanos Siglo XXI



video


Además de cuantiosas riquezas monetarias y artísticas, el siempre inquietante Vaticano atesora secretos vetados para el resto del mundo… hasta ahora. Recorre con nosotros las bóvedas de este patrimonio religioso y cultural del mundo, para dar un vistazo a los documentos clasificados de la Guardia Suiza, libros que archivan conocimientos no revelados, recorre un misterioso cementerio donde se dice se hallan los huesos del propio fundador de la Iglesia, San Pedro. Además, conocerás todo sobre los estrictos sistemas de seguridad que resguarda.

Titulo Original: Secret Access: The Vatican
Titulo Hispano: Acceso Secreto: El Vaticano
Idioma: Español Latino
País: USA
Año: 2011
Género: Documental
Tamaño: 539 Mb
Calidad Imagen: DVDRip
Formato: .avi



Los Jesuitas crearon el Nuevo Orden Mundial. Se ha llamado a Pedro Arrupe, S.J., "El segundo fundador" de la Compañía de Jesús. Su vida y legado.

.

Orden  de Caballeros de Su Santidad el Papa

San Ignacio de Loyola

Nos enseñó a mirar el lado bueno del mundo


Se ha llamado a Pedro Arrupe, S.J., "El segundo fundador" de la Compañia de Jesús. Enfrentado a trascendentales acontecimientos mundiales que contribuyeron a dar forma a su vida interior, Arrupe fue escogido para guiar a los jesuitas durante el tumultuoso período de renovación eclesial y cultural que siguió al Concilio Vaticano II.


video

Prepósito General de la Compañía de Jesus

Nace el 14 de noviembre de 1907 en Bilbao , en la calle de "La pelota". Sus padres, Marcelino Arrupe (arquitecto) y Dolores Gondra, eran ambos naturales de Munguía, localidad vizcaína cercana a Bilbao. Al día siguiente de nacer recibe el bautismo en la basílica de Santiago, actualmente catedral.

El primero de octubre de 1914 ingresa en el colegio de los Escolapios de Bilbao, en donde cursará el Bachillerato hasta 1922.

El 29 de marzo de 1918 ingresa en la Congregación Mariana de S. Estanislao de Kostka, "los Kostkas", dirigida por el P. Basterra, el primer jesuita que conoció Arrupe. Pedro Arrupe llegó a ser vicepresidente de los "kostkas".

En 1923 comienza el primer curso de Medicina en la Facultad de San Carlos de Madrid. Las notas de su carrera son extraordinarias: en casi todas las asignaturas, sobresaliente y matrícula de honor. Severo Ochoa, que llegaría a ser premio Nobel y que entonces era condiscípulo de Arrupe, confesaría más tarde: "Pedro me quitó aquel año el premio extraordinario".

Muere su padre en 1926 y, poco después, decide hacer un viaje a Lourdes con sus hermanas. Allí asiste a más de una curación milagrosa que él tiene ocasión de analizar desde su categoría de estudiante de Medicina. Diría: "Sentí a Dios tan cerca en sus milagros, que me arrastró violentamente tras de sí".

El 25 de enero de 1927 ingresa en la Compañía de Jesús, en el noviciado de Loyola. El doctor Negrín, uno de sus profesores, hizo lo posible por no perder a un alumno tan brillante. Más tarde, iría a Loyola a visitar a Pedro: "A pesar de todo, me caes muy simpático". Y allí se dieron un abrazo el futuro presidente del gobierno de la República y el futuro general de la Compañía.

Poco después de haber comenzado sus estudios de Filosofía en el monasterio de Oña (Burgos), llega el decreto de disolución de la Compañía en España (1932) . Arrupe parte al destierro con sus compañeros y profesores. Continuarán sus estudios en Marneffe (Bélgica). Para cursar Teología le envían a Valkenburg (Holanda). En la vecina Alemania surgía ya la fatídica sombra de Hitler y el nazismo. "Para mí -diría más tarde- el encuentro con la mentalidad nazi fue un tremendo shock cultural".

El 30 de julio de1936 recibe la ordenación sacerdotal en Marneffe. En septiembre se traslada a los Estados Unidos para realizar estudios de moral médica.

El 6 de junio de 1938 recibe una carta del Padre General destinándole a la misión de Japón, misión que había solicitado ya muchas veces a sus superiores.

El 30 de septiembre embarca en Seatle rumbo a Yokohama.

Después de varios meses de aprendizaje de la lengua y costumbres japonesas, en junio 1940 es destinado a la parroquia de Yamaguchi, tan llena de recuerdos de San Francisco Javier.

Al día siguiente de entrar Japón en la II Guerra Mundial, 8 de diciembre 1941, le meten en la cárcel acusándole de "espía". Le recluyen en un cuartucho de dos por dos metros. Al cabo de un mes es puesto en libertad, debido a la admiración que provocó su buen comportamiento y su conversación con carceleros y jueces.

Pocos meses después le nombran maestro de novicios. Parte para el noviciado de Nagatsuka, una colina a las afueras de Hiroshima.

El 6 de agosto de 1945 , a las ocho de la mañana, Arrupe es testigo de la explosión de la bomba atómica sobre Hiroshima. Inmediatamente, convierte el noviciado en un hospital de emergencia. Más de ciento cincuenta personas, abrasadas por la irradiación, son atendidas por una comunidad que apenas cuenta con medios y elementos para ello. Más tarde, Arrupe escribiría un libro sobre esta experiencia: "Yo viví la bomba atómica".

Es nobrado superior de todos los jesuitas de Japón, con el cargo de Viceprovincial el 24 de marzo 1954 . Da la vuelta al mundo pronunciando conferencias para recabar fondos para la Iglesia del Japón.

Es elegido general de la Compañía de Jesús el 22 de mayo de 1965 . Supo afrontar los tiempos azarosos y renovadores en los que entraba la sociedad humana y, muy especialmente, la Iglesia después del Concilio Vaticano II. Lleno de valor, de visión del presente y del futuro y, sobre todo, de una inquebrantable fe en Dios, tuvo que sufrir incomprensiones y contradicciones de todas partes, incluso, a veces, de las más altas instancias de la Iglesia. Pero marcó unos derroteros, hoy ya imborrables, para la Compañía de Jesús, que no dejarían de influir también en otros sectores de la sociedad humana.

El 2 de diciembre 1974 convoca la Congregación General 32. Supondrá un hito fundamental en la historia de los jesuitas, sobre todo por la proclamación de que nuestra fe en Dios ha de ir insoslayablemente unida a nuestra lucha infatigable para abolir todas las injusticias que pesan sobre la humanidad.

El 7 de agosto de 1981 , de vuelta de Oriente, a donde había ido a visitar a los jesuitas de aquella parte del mundo, ya en Roma, en el taxi que le conducía del aeropuerto a la ciudad, sufre una trombosis cerebral que le deja incapacitado del lado derecho. Al día siguiente, le administran el sacramento de los enfermos.

El 26 de agosto el Papa nombra un delegado personal para atender al gobierno de la Compañía en la persona del jesuita P. Dezza. Se interrumpe así el proceso normal de nombrar un sucesor por medio de una Congregación General. El P. Arrupe y, con él, toda la Compañía reaccionaron con dolor pero con obediencia total a las decisiones del Romano Pontífice.

El 3 de septiembre1983, reunida por fin la Congregación General, el P. Arrupe presenta su renuncia al cargo ante todos los Padres congregados. Poco días después, el P. Peter-Hans Kolvenbach es elegido General de la Compañía. Su primer gesto fue abrazar al P. Arrupe mientras le decía: "Ya no le llamaré a usted Padre General, pero le seguiré llamando padre".

Después de casi diez años de dolorosa inactividad y de ofrenda física y psíquica por la Compañía, la Iglesia y la Humanidad, el 5 de febrero de 1991 entrega su alma a Dios en la casa generalicia de los jesuitas en Roma. Días antes, ya en agonía, le había visitado Juan Pablo II.


jueves, 24 de mayo de 2012

Acompañando el P. General a la India. Padre General en febrero de 2012. Habla del entusiasmo por la educación y el progreso inculcado por los jesuitas misioneros. Explica las semejanzas que descubrió entre las vidas en el norte de la India y América Latina

.
Soberana Orden Militar de Caballería Ligera del Papa de
San Ignacio de Loyola
Caballeros Americanos Siglo XXI



El P. Marcos Recolons, S.J., explica las llamativas semejanzas que descubrió entre las vidas de los tribales en el norte de la India y América Latina durante su primera visita a la India con el Padre General en febrero de 2012. Habla del entusiasmo por la educación y el progreso inculcado por los jesuitas misioneros entre los tribales en Jharkhand. Le ha llamado la atención la tolerancia religiosa experimentada en las instituciones de la Compañía que lleva a una participación masiva en la liturgia, contradiciendo la visión de una conversión forzosa.


 

miércoles, 23 de mayo de 2012

Las Órdenes militares en España. Origen y desarrollo de las Órdenes militares españolas.

.
Soberana Orden Militar de Caballería Ligera del Papa de
San Ignacio de Loyola
Caballeros Americanos Siglo XXI

Durante el medievo y, del mismo modo que ocurriera en otros lugares de la Cristiandad, en suelo hispano se crean órdenes militares autóctonas, que, si bien compartían muchas similitudes con otras órdenes internacionales,(como la del Temple o el Hospital convertida despues en la Orden de San Juan) presentaban peculiaridades propias, ya que nacían bajo las especiales circunstancias históricas de la Reconquista Cristina marcada por el enfrentamiento entre musulmanes (almorávides) y cristianos.
.
Una guerra Santa que llegó a convertirse Cruzada a partir de que el Papa Alejandro II en 1064 concediese la remisión de los pecados a quienes acudieran a luchar contra el Islam en España. En 1118 un Concilio reunido en Toulouse confería a la campaña militar contra los moros en nuestra península caracter oficial de “Cruzada”.

Asi que nacidas de “Las Cruzadas” en territorio español, estas órdenes autóctonas se desarrollan fundamentalmente en la fase de la Reconquista y van de la mano de la Repoblación cristiana ocupando los territorios de Castilla, Extremadura y el Sistema Ibérico. En estas zonas cada Orden, a través de sus encomiendas, ejercía un papel político y económico bastante similar al señorío feudal.

Ordenes militares castellanas

A partir del s. XII se fundarán en la península ibérica las tres órdenes militares más importantes que aunque eran castellanas tenían carácter nacional.

la Orden de Calatrava, (en Castilla), fundada por monjes del Císter,y la de Alcántara, en León, ambas con carácter fuertemente militar, para la defensa de fortificaciones.
.

Sólo unos años despues se estableció en el noroeste la Orden de Santiago para la protección de los peregrinos que iban al sepulcro del apóstol. Ambas tres se fundaron a comienzos del s.XII entre 1150 y 1160.

Compuestas por monjes guerreos cuyo régimen de vida eran las armas y la vida religiosa, la Ordenes militares eran unas organizaciones armadas que irrumpieron en España a raíz de la Reconquista para unir sus huestes a las de los monaras en la lucha contra el Islam; asegurando el orden y protegiendo a los peregrinos y desvalidos.
.


Los pontífices confirieron a la empresa de la Reconquista la categoría de Cruzada.

Pero además, como otras organizaciones religiosas, se vieron favorecidas por múltiples donaciones de los monarcas y de los fieles. Su espíritu caballeresco propició que la nobleza se incorporara a ellas aportando cuantiosos bienes.
.

El poder de las Órdenes Militares llegó a ser enorme, teniendo bajo su mando y jurisdicción numerosas tierras, villas, castillos y fortalezas. Como, sus servicios como ejercito en campaña eran inestimables, los reyes no sólo no se atrevían a enfrentarse a sus Maestres, sino que los cubrían de riquezas.

Órdenes de Aragón

A pesar de que como hemos visto, las más importantes en el XII fueron las de la Corona de Castilla, hubieron muchas otras en la Corona de Aragón que no han llegado a perdurar como las Militia Christi aragonesas de Alfonso I el Batallador, la Cofradía de Belchite (fundada en 1122) o la orden de Monreal (creada en 1124), que tras ser reformadas por Alfonso VII de León tomaron el nombre de Cesaraugustana y en 1149, con Ramón Berebguer IV, se integran en la Orden del Temple. La portuguesa Orden de Avis respondía a idénticas circunstancias, en el restante reino cristiano peninsular. Ya en el s.XIV tras la disolución de la orden del Temple y tratando de salvar sus bienes, el Rey Jaime II de Aragón funda la orden de Montesa  a quien cedió el Castillo de Montesa ubicado en la frontera con los sarracenos en tierras valencianas. 

Consecuencias del poder económico de las Ordenes

Las consecuencias de la fundación de estas órdenes fueron principalmente económicas. Los bienes de las órdenes se concedían en encomienda.
.

En lo que se refiere a la riqueza que llegaron a poseer las Órdenes Militares, basta citar a la de Calatrava, cuyas posesiones pasaban de 350, entre villas y lugares donde vivían más de 200.000 personas. Sus iglesias eran 90 y sus encomiendas llegaban a 130 que producían anualmente más de cuatro millones de reales.
.

En lo que se refiere a la de Alcántara, poseía 35 encomiendas, con 53 villas y aldeas, dos conventos de comendadores y un colegio en Salamanca que fundó Felipe II.
.

Los Grandes Maestres de las Órdenes Militares, esencialmente en Castilla, disponían de un poder enorme y un influjo social importantísimo lo que les permitía alternar con los reyes en un plano de igualdad. Los Reyes Católicos no toleraron que esta situación siguiera vigente como en el pasado. Así que, con habilidad política, incorporaron los Maestrazgos de la mayor parte de las Órdenes Militares a la Corona.
.

Querían disponer de un poder total y absorbente, sin permitir que existiera un Estado dentro de otro Estado. Terminada la Reconquista con la toma de Granada, la altivez antigua de la nobleza debió someterse al poder real.
.

Los cuantiosos bienes de las Órdenes españolas pasaron al poder de la autoridad real y tierras, villas y castillos tuvieron por sus únicos señores a los reyes. A las Órdenes Militares ya no les quedó otra cosa que la denominación de instituciones honoríficas. Por si esto no bastaba, se creo el llamado Consejo de las Órdenes Militares, organismo que en realidad, tan sólo era el conducto por el que a dichas Órdenes les llegaba la voluntad real.
.

La presencia de otras órdenes militares foráneas, como la del Temple o la de San Juan fue simultánea, y en el caso de los caballeros templarios, su supresión en el siglo XIV benefició significativamente a las españolas.

El Consejo de las Órdenes Militares

Incorporados los maestrazgos a la Corona, se creó el Consejo de las Órdenes para que conociese de los asuntos en última instancia, Consejo que fue, andando el tiempo, convertido en tribunal.


EL Papa Adriano VI convirtió en perpetua, en 1523, la administración por la Corona de las Órdenes Militares. Algunos autores sostienen que los Reyes Católicos crearon en el citado año de 1489 un Consejo para cada una de las Órdenes, siendo Carlos I hacia 1626 quién los refundiría en uno solo.

Felipe II

San Pío V, confirmó en la correspondiente Bula, que la administración de las Órdenes debía ser conjunta de la Santa Sede y la Corona.
.

En tiempo de Felipe II, y para resolver las desavenencias surgidas entre el Consejo y casi todos los obispos del Mediodía y Centro de España, se confirió a dicho monarca por Bula de 20 de octubre de 1684 de Gregorio XIII autorización para terminarlas, nombrando el Rey una Junta compuesta de un Consejero de Castilla, otro de Indias y otro de las Órdenes, Junta que recibió el nombre de Apostólica.


Conclusión

Cuando las necesidades que habían cubierto las Órdenes Militares en su origen (defensa de los territorios fronterizos y repoblación de las tierras conquistadas a los musulmanes) se perdieron, la justificación que había amparado la percepción de rentas empezó objetivamente a diluirse, al compás del creciente control de las funciones y de los aparatos militares por parte del Estado. El contenido que hasta entonces habían tenido las Órdenes Militares se perdía al pasar su control al Consejo de las Órdenes y, en definitiva, a la Monarquía.

No hay duda que a partir del siglo XVI las rentas de las encomiendas de Órdenes Militares iban a ser utilizadas para los propósitos de la Monarquía.

Dichos bienes fueron comprendidos en la desamortización, incautándose de ellos el Estado, especialmente por la Ley del 1 de mayo de 1855 y por la de 11 de julio de 1856. Imagen; Retrato del Rey Alfonso XIII con el hábito y las 4 cruces de Gran Maestre

BODAS: LA CEREMONIA NUPCIAL

.
Soberana Orden Militar de Caballería Ligera del Papa de
San Ignacio de Loyola
Caballeros Americanos Siglo XXI
.

1.-La boda religiosa se realiza según un ritual determinado, presentando variaciones de país a país. El buen gusto y el sentido común serán sus mejores aliados.

2.- La llegada a la Iglesia: la primera persona en llegar a la Iglesia es el novio, del brazo de su madre o madrina de bodas. En nuestro país es costumbre que se sitúe a la entrada de la Iglesia, junto a una pequeña comitiva, con el fin de dar la bienvenida a los invitados.

3.-La novia es la última en llegar y será acompañada desde su casa a la Iglesia por su pariente masculino más próximo (padre, hermano, etc.) tomará a su padrino con el brazo derecho, mientras sostiene el ramo con la mano izquierda y comienza a desfilar lentamente hacia el altar, al son de la marcha nupcial, para ser "entregada" al novio.

4.-Si la novia es acompañada por un séquito de niños (pajes), éstos deben esperar en la entrada de la Iglesia la llegada de la novia y entran detrás de ella, vigilando no pisar la cola del vestido (cosa bastante frecuente).

5.-Al llegar frente al altar, el padrino entrega a la novia y se ubica a la derecha del novio y la madrina a la izquierda de la novia. Como norma general, los hombres dan el brazo Izquierdo (en caso de que el novio sea militar, la novia se sitúa a la derecha de éste, debido a que llevan el sable a la izquierda). Si el padrino es militar hará lo mismo y ofrecerá también el brazo derecho).

6.-La tradición dice que la novia se sitúa a la izquierda del novio debido a que los novios bárbaros secuestraban a su pareja y la ponían a la Izquierda para protegerla, de modo que su mano derecha (con la que manejaba la espada) quedaba libre para actuar en caso de ataque.

7.-Durante el desfile de los novios en la iglesia, todos los invitados se ponen de pie y dirigen su mirada hacia los novios.

8.-La ubicación en la ceremonia (sugerida) es la siguiente:

  • Invitados en la Iglesia: los invitados deben seguir la misma lógica que la ubicación de la pareja. Una vez que la novia se sienta en el lado izquierdo de la iglesia (que está frente al altar) este lado corresponde a sus invitados y familiares, tan pronto como los invitados del novio deben sentarse a la derecha. Los padres de la novia y el novio deben sentarse en la primera fila. Los padres de la novia en el ala izquierda, mientras que los padres del novio en el lado derecho.
9.-La boda es probablemente la ocasión más importante en la vida de una persona, especialmente para aquellas que piensan que uno se casa para toda la vida.

10.-A su vez, la boda es uno de los acontecimientos más solemnes, que exige el seguimiento riguroso de todo un ritual.

11.-En la invitación figurará a la izquierda el nombre de los padres de la novia y a la derecha el de los padres del novio.

12.-Por supuesto, no se incluyen tarjetas con el nombre de los establecimientos donde se han abierto listas de boda. Si se requiere contestación, se acompaña con la invitación un sobre pequeño con una tarjeta en la que el invitado especificará el número de asistentes (estrictamente las invitadas).

13.-La lista de boda tiene que ser real, acorde la condición de los invitados.

14.-Por cierto, hay que regalar antes de la boda, nunca después. Los novios darán personalmente las gracias a la vuelta del viaje de boda con una tarjeta o personalmente.

15.-Durante la ceremonia religiosa hay que recordar las siguientes reglas: El novio esperará a la novia a la entrada del templo, pero los invitados deben estar ya dentro, mientras que a la novia se le admite un retraso, que no debería superar los 15 minutos.

16.-Hacia el altar van primero los testigos, luego la novia del brazo de su padrino. Después irá el novio del brazo de su madrina.

17.-Mirando al altar, se situarán de izquierda a derecha:
  • La madrina del novio
  • La novia
  • El novio
  • El padrino de la novia
18.-Los testigos del novio se colocan en los bancos a la derecha del altar y los de la novia a la izquierda. El número de testigos debe ser discreto.

19.-Por su parte, los familiares del novio se colocan en los bancos de la derecha de la Iglesia (mirando hacia el altar), y los de la novia en los bancos de la izquierda.

20.-A la salida del templo, no tirar arroz, serpentinas, caramelos u otros objetos contundentes.

21.-Si la boda es civil, ella no debe vestir el tradicional traje de novia, sino que con ir convenientemente arreglada es suficiente.

22.-En el banquete hay que tener en cuenta las algunas indicaciones

23.-Antes del banquete se servirá un aperitivo que no debiera prolongarse más de media hora. Es la oportunidad para que los invitados se vayan conociendo.

24.-Los familiares más cercanos del novio y de la novia deben tratar de presentar a los invitados que no se conocen y evitar que alguien quede aislado.

25.-A los invitados se les habrá asignado ya un lugar determinado en las mesas. Conviene sentar juntos a invitados que provienen de una y otra familia.

26.-Cuando los novios cortan la torta, los invitados se abstendrán de gritar “vivan los novios”, “que se besen”, “que saluden”, u otras lindezas parecidas.

27.-En los postres los novios pasearán entre las mesas saludando a los invitados y dándoles las gracias por su presencia.



.